sábado, 20 de febrero de 2010

LA ADICCIÓN AL PASADO . Pasadictos-anónimos

( El buen Franky fuente de la imagen Webster, Chris, “Film and Technology,” in An Introduction to Film Studies. ed. Jill Nelmes, 1996. Reprint (New York: Routledge, 2001), 73)

Aún recuerdo – y allí mi petición de principio- una frase que me devastó en su momento. Fue dicha por una vieja pareja (joven en ese momento, o al menos lo pienso ahora en retrospectiva).

Después de una discusión extensa, agotadora, sin sentido práctico y con grandes manotazos melodramáticos, ella me fulmina con:

- Siempre hablando de tu pasado. ¡Siempre! …creo que me voy a volver parte de tu pasado para que yo tenga importancia en tu vida.

Esta frase me ha hecho especular algunas veces, cuando me detengo en mis solitarios almuerzos de píe y afán cotidiano.

Es cierto, en mis clases hablo del pasado, me rodeo de un pasado que me configura completamente y me dobla como una hoja de papiroflexia. Han sido esas viejas circunstancias las que me han hecho lo que soy; el problema se vuelve crónico si solo pienso en el pasado.

Yo lanzo entonces una bengala y pregunto al que pueda responderme: ¿Somos una colección de pasado? O acaso tratamos de caminar sobre una gelatina extraña cuando nos vislumbramos en un futuro incierto?

Vuelvo a mí un momento y debo declararme en contra de esa adicción al pasado, aunque puedo formar con todo conocimiento de causa un P.A pasadoadictos-anónimos. Las reuniones serían muy extensas por la cantidad de información de los días lejanos, más cuando se miran en la retrospectiva de solo un punto de vista.

No somos tan adictos porque sería agotador: como el Fúnez de Borges que cuando decidía recordar un días, se demoraba exactamente un día recordando paso a paso, gota a gota, todo el tiempo transcurrido en su entorno.


Pero no soy nada sin el pasado: que pasaría si yo olvidara donde vivo, o quien fue mi primera pelea en la escuela; que pasaría conmigo, si no recordara las fechas importantes con Linita, o los cumpleaños de mi familia ( pensando siempre en ese bisiesto de mamá que al fin no es bisiesto…), o el número de la clave del cajero automático; que sería de mí si no recordara ponerme mi ropa interior o pantalones; que sucedería si olvidara el porqué odié a Germán o Amé la función de Barquisimeto o me estremecí con el primer te amo de chachita.


Qué pasaría si olvidara mis errores: el acontecimiento penosísimo de la C . Política de Colombia con Juan Risso o si olvidara los buenos amigos que aún conservo. Olvidar todo ello tal vez no me configuraría como soy ahora…todo ese conglomerado de situaciones que me hacen un Frankenstein lleno de retazos de cosas que no olvido.
Pero ¿tendría una vida diferente, más liviana? ¿Podré ser diferente si olvido el disfraz de papá pitufo que mi hermana me confeccionó para una fiesta de casi prom? ¿Cambiaría en algo olvidar toda esa colección de momentos en que he peleado con mis cercanos, volviéndolos mis lejanos?

Que es lo que hace que yo ame tanto el pasado? Creo que es esa sensación de que el tiempo pasa alrededor nuestro pero…hay algo
Algo

Aquí dentro que sigue siendo hoy.
Sigo siendo el niño que jugaba con Jorge en la azotea de mi casa; sigo siendo el adolecente que deseaba una vecina de manera obsesa y con toques de melodrama; sigo siendo el estudiante que grito aquella noche en la protesta de los Andes que no debíamos hacer una censura con gritos como deseaba el periodista, sino con velas; aún soy el que atravesada la ciudad para escribir poemas sin sentido o me sentaba a esperar que ella saliera de clase allá en el Sur.

( Fuente: La historia Interminable de michael Ende´. Alfaguara Ediciones. Madrid imágen Capítulo D" Ygrámul es la araña y el dragón es el viejo Fujur)


Aquí adentro es entonces un conglomerado de sujetos y voces que hablan todos juntos como Ygrámul el múltiple de Michel Ende que es una inmensa araña compuesta por millares de pequeños insectos. Caramba que cantidad de personas, gustos, emociones, alteraciones distracciones, ilusiones.

Sigue siendo hoy y allí está el punto: gastamos tanto el siendo, el Da Sein que entonces solo lo valoramos en la retrospectiva de que ya pasó. Ja! Tenía razón esa sentencia lanzada después de una discusión.

Es importante lo que paso, porque entra a las voces que nos componen. ¡Hum! Ahora tiene más sentido la escena esa vieja donde un demonio le dice al buen muchacho de Nazaret que se llama Legión porque son muchos.

De todas formas sería curiosa la reunión de P-A.
Hola mi nombre es Alexander y soy adicto al pasado
¡Hola! ………….-¿cómo se llama?- Porque ellos ya estarían en tratamiento sobre lo que puede ser destilar todas las voces y dejar una, una que gobierne.

1 comentario:

JUANK dijo...

profe si no viviera en el pasado, no tendriamos esos grandes apuntes en clase de crip que nos hacen reir , el enano ninja mariachi, los omonimos, etc ... jejej asi que no importa el hombre que no sabe de su pasado y sus errores esta condenado a repetirlo.. por ultimo en las reuniones de pasoadictos anonimos... como serian las terapias,ponerlos a ver capitulos de padres e hijos todos los dias jeje eso si fijo uno no quiere recordar...

mateo cuentacuentos

Loading...

Musica divagamundos ( si desea ver los videos o la TV en vivo pause este reproductor)

Archivo del blog

para ver y comparar

La tierra de las palabras andantes

La tierra de las palabras andantes
En la función del abrapalabra del año pasado 2008 antes de perderme en la niebla. que gran función.

MADE AGAN

MADE AGAN
"Contar es un viaje..al interior de nosotros mismos. por eso soy un navegante de aqui adentro" Jorge Arellano Valencia, Venezuela/ en la foto gato, chester y franco en Terra.

el oceano pacifico

el oceano pacifico
Un encuentro con el oceano antes de ver las ballenas en Puerto Lopez.si notan bien hay pescadores sobre el mar.

Carper Diem

Carper Diem
Aprovecha el dia vive el momento. Foto El viejo espacio de Usaquen.

PREZI

viejos recuerdos

viejos recuerdos
Una experiencia en la mitad de mundo (Ecuador)Cristina esposa de garzon.angela.campanari.amalia y yop/ hace unos años que buena compañía